UNIDAD - Juntos es mejor y llegamos más lejos

Muchos me han escuchado contar acerca de la vez en que, a mitad de una reunión con otros pastores, alguien preguntó - “¿cuántas Iglesias hay aquí representadas?” En ese mismo instante respondí instintivamente - “¡Una!”. Y mientras aún realizábamos lo que acabábamos de escuchar, añadí, “y eso no me lo ha revelado carne ni sangre sino el Padre”. Pues, a decir verdad, yo mismo estaba siendo maravillosamente confrontado con lo que acababa de salir por mi boca.

 Dallas Willard escribió: “El propósito de Dios en la historia humana es la creación de una comunidad inclusiva de personas amorosas, con Él mismo en el centro como su principal fuente de sustento y su más Glorioso Habitante”. La carta que para mí consigue retratar mejor la increíble comunidad inclusiva de personas amorosas que es la iglesia la escribió Pablo a los Efesios. Y es por eso que Efesios informa significativamente mi pastorado, especialmente cuando de lo que trata dicho ministerio es de liderar a la iglesia. En el capítulo cuatro de esa extraordinaria carta encontramos una contundente descripción de la relación que existe entre el evangelio (la verdad) y la salud de la Iglesia.

 Cuando la Iglesia funciona bien todas las partes del cuerpo se enseñan, se recuerdan y se expresan el Evangelio mutuamente por el ejercicio del Don Espiritual de cada uno, y así la verdad del Evangelio hace lo suyo resultando en salud y crecimiento generalizado. Lo que incluirá la maduración espiritual de sus miembros, la multiplicación de discípulos y líderes, la plantación de nuevas iglesias, así como el florecimiento de la obra misionera.

 Es de ahí que en mi corazón arde una pasión por ayudar a nuestras iglesias a centrarse en el Evangelio y a entender cada vez mejor sus riquísimas implicaciones, ya que ese está supuesto a ser el corazón de la vida de iglesia. De hecho, cuando la iglesia no exhibe señales de salud y desarrollo, eso podría tener todo que ver con que el corazón de su vida de iglesia ya no consista tanto de enseñarse, expresarse y recordarse mutuamente el multifacético mensaje del Evangelio.

 Debido a nuestra propia naturaleza pecaminosa y a la deteriorada condición de la sociedad, dicha degeneración de la vida de iglesia es exactamente lo que podemos esperar, dejada la iglesia a su suerte. No todos parecen haberse enterado aún, pero la sana formación espiritual de los creyentes no ocurre por accidente. A lo que se suma la amenaza siempre presente de la sutil corrupción del mensaje del Evangelio orquestada tras bambalinas por un formidable y cruel enemigo. Semejante realidad exige un liderazgo espiritual diligente y sobrio. Un liderazgo espiritual que esté radicalmente convencido de que la unidad de la Iglesia no es negociable, y de que en un mundo tan crasamente dividido solo las palabras del Evangelio conseguirán tamaña empresa.

 Ciertamente aquellos a quienes el Evangelio les amanece experimentan tal libertad y tal agradecimiento hacia Dios que sus vidas dan un vuelco de 180 grados, entregándose radicalmente a su causa por un lado y comprometiéndose visceralmente entre sí por el otro. Tanto así que el propio Jesús anticipó que les sería imposible pasar desapercibidos. 

Esa nueva comunidad de redimidos será como una ciudad en lo alto de una colina que no se puede esconder, así intentara hacerlo. No tanto por sus elaborados eventos o programas religiosos sino por su distintiva manera de ser y de tratarse unos a otros. ¿Por qué no puede pasar otra vez? ¿Es que acaso ha perdido Dios su toque; será que el Evangelio no tiene ya el mismo poder para salvar; o es que el amor de Dios no posee su poderoso efecto de antaño? ¿Por qué no puede pasar otra vez?

Escuché a un gran líder decir una vez - “si quieres llegar rápido ve solo, pero si quieres llegar lejos ve acompañado”. No pudo haberlo dicho mejor. Llegar rápido es muy tentador dada la gran variedad de urgentes retos ante nosotros, pero jamás podrá sustituir la decisiva y enorme ventaja de llegar más lejos. Sin embargo, nos toca a nosotros decidir. Así que vuelvo a insistirles con amor pastoral - juntos es mejor y llegamos más lejos.

 Es mi increíble privilegio trabajar con un extraordinario equipo entre los cuales se encuentran ustedes mismos. No saben la alegría que siento de poder decir que al cumplir mi primer año de servicio entre ustedes he podido observar cada vez más tangibles y maravillosos signos de que en realidad somos una sola iglesia. También me alegra mucho poder decir que nuestro Distrito cuenta con una serie de ministerios que están aquí para servir a Iglesias y a obreros(as) para JUNTOS conocer mejor a Cristo y anunciarlo a todos como Salvador, Santificador, Sanador y Rey que viene. Sé que sabrán aprovecharlos.

 De paso, este es un buen momento para indicarles que las mujeres de la gran comisión tienen su asamblea este próximo sábado 12 de agosto en la ACM Sinaí en Mayagüez. El 25 de agosto el ministerio de esposas de pastores sostendrá un atrapado en Barranquitas, y al otro día disfrutarán un rico almuerzo, espero que ninguna se lo pierda. Nuestros jóvenes tienen su retiro para universitarios del 25 al 27 en el Campamento Morton, Barranquitas. Y el ministerio de la niñez Alianza Kids dará un entrenamiento-casa abierta para orientar acerca de la Certificación de Liderazgo en Discipulado de Niños, el sábado 19 de agosto en el Seminario Teológico de PR. Y hablando del STDPR, hoy día este ofrece cursos a distancia que beneficiará a muchos fuera del área metropolitana. Les comparto además que la ACM en San Germán les invita a su segundo aniversario el domingo, 3 de septiembre a las 6:00pm. Así también la ACM en Quebradillas auspicia un taller sobre la Seguridad y tu Entorno el sábado 19 de agosto a las 9:00am. Por otro lado, la ACM El Encuentro les invita a un relevante taller acerca del ministerio de los Ancianos que se llevará a cabo el sábado, 18 de noviembre de 9:00am a 3:00pm.

 Y ya que estamos en esas, permítanme recordarles que en septiembre 16 será Afirmación Misionera, y que del 3 al 5 de noviembre será nuestro retiro de obreros oficiales. Podría llenar muchas páginas más celebrando otros preciosos signos de unidad, que tal los retiros espirituales de la juventud en verano (el de universitarios es en agosto), o los fructíferos viajes misioneros que un número de iglesias realizaron en conjunto; podría seguir escribiendo, pero creo que ya conseguí probar mi punto. Doy gracias a Dios por el enorme privilegio que me concede de servir como vuestro pastor.

Les amo porque los amo, Centrado en la Buena Noticia,

 

Pastor Javier Gómez

Superintendente